viernes, 23 de marzo de 2012

PROCESIÓN CON SANTA CLARA, SAN FRANCISCO Y LA CRUZ DE SAN DAMIÁN



EL DÍA 18 DE MARZO, 800 AÑOS DESPUÉS, SE REPITE EN VILLARROBLEDO LO QUE OCURRIÓ EN ASÍS EN 1212: LA CONSAGRACIÓN DE SANTA CLARA EN SANTA MARÍA.


     El día 4 de octubre de 2011, fiesta de San Francisco, surgió la idea de organizar una procesión donde se reflejara (de modo plástico y sirviese de catequesis) el SI que Santa Clara dio a Dios y con el que se inició una nueva Orden en el seno de la Iglesia. Se trataba de repetir en Villarrobledo lo que ocurrió en Asís, ese mismo día, pero 800 años después.
     
    Se pensó que saliera de "su casa", que sería la placeta e iglesia de La Soledad (ella vivió en la placeta de San Rufino, junto a la catedral). Se dirigiría vestida de sus mejores galas y con la palma (pues fue el domingo de Ramos por la noche) hacia la Parroquia de Santa María, donde San Francisco y los hermanos la esperan para consagrarla a Dios. Desde allí, toda la comitiva con velas acompañarían las imágenes de Santa Clara, San Francisco y la Cruz de San Damián hacia el Monasterio de hermanas Clarisas.
     Desde un principio se contó con la colaboración de los sacerdotes y las cofradías penitenciales y patronales del pueblo, así como la asociación de belenistas y la OFS.
     Se imprimieron de 1450 folletos con los cantos, lecturas, diálogos, oraciones... para seguir las ceremonias de la procesión, que junto a las velas se han repartido para acompañar a Santa Clara.
    
    Después de la Procesión todos daban las gracias a la Comunidad por haber organizado un acto así. Fue una catequesis que ayudó a sacerdotes y seminaristas a renovar con Clara su "SI" a Dios; también a los fieles que con gran devoción y silencio hicieron el recorrido detrás las imágenes. El ambiente de colaboración que se creó en el pueblo fue muy hermnoso.

     Santa Clara y San Francisco desde el cielo nos han regalado a todos este precioso día del 800 Aniversario de Consagración de Clara a Dios.
    Contamos con la asistencia del Obispo de la Diócesis: Don Ciriaco Benavente (que presidió la ceremonia), doce sacerdotes y los hemanos Franciscanos de Albacete: P. Angel Nicolás y Fray Francisco Gaspar. También tres seminaristas de la diócesis y varios monaguillos; el Alcalde de la localidad D. Valentín Bueno, junto con algunos concejales y la banda de música de Socuéllamos.
    Acompañaron con sus estandartes las 8 cofradías penitenciales y 4 patronales del pueblo.
   Una multitud de fieles abarrotó las calles de Villarrobledo con sus velas encendidas. Nunca el pueblo ha vivido una experiencia semejante.
  En nuestra iglesia el Obispo dijo unas palabras sobre la vida y el testimonio de Santa Clara. La Madre Abadesa impartió la bendición de Santa Clara y se finalizó con la bendición del Obispo.
  
     En La Soledad y en Santa María cantó el coro Parroquial junto con los coros de las otras Parroquias de Villarrobledo y algunos instrumentos musicales.
   En la Iglesia de Santa Clara, el coro de voces compuesto por el "Querqus Robur", el coro Parroquial de San Blas y las hermanas clarisas. Estuvo acompañado por cuatro violines y una flauta. Era emotivo, impresionante ver la Iglesia conventual con las imágenes de nuestros seráficos padres engalanadas sobre las andas. También el Obispo junto con tantos sacerdotes, los frailes, los estandartes y una multitud de fieles que abarrotaban la iglesia y ocupaban tanto la calle del Pedregal como la de Santa Clara.

   La vecindad y otras personas generosas colaboraron para poner unas mesas y ofrecer a los asistentes un ágape.
   Todo el pueblo quedó contento de haber revivido la consagración de santa Clara, justo 800 años después.
  En alabanza de Cristo. Todo ha sido por Él y para dar a conocer a todos la gran talla humana y espiritual de Santa Clara de Asís; su SI incondicional a Dios.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada